¿Alguna vez han escuchado a una persona gritando alguna noticia en la calle? ¿Alguien recuerda qué o quién es el pregonero? ¿No? Pues en este texto se informará sobre la presencia de este personaje en la historia nacional y cómo es que resulta ser un antecedente directo del periodismo en México.

        Primero se debe saber qué es un pregonero. La palabra, y el oficio, vienen de Roma. De la palabra Praeco. Este concepto es una contracción de praecino, praecinui, praecentum, que significa el que va adelante cantando; esto quiere decir no informar de manera coloquial, sin ritmo.

        Este personaje era quien se encargaba de, a viva voz, informar a la población de cualquier noticia sucedida. Caminaba por las principales calles, plazas y mercados pregonando lo más relevante, o anuncios directos del gobierno hacia la población. El pregonero era un intermediario entre los de “arriba” y los de “abajo”.

        En México, más específicamente Nueva España, existieron bastantes pregoneros. El primero de ellos se llamó Francisco González. Este hombre comenzó a dar las noticias directas del cabildo de México desde 1524; el escrito que nos revela la identidad del primer personaje encargado de hacer los anuncios a la población fue realizado por el escribano Pedro Castillo.

        El periodo, según registros escritos, de Francisco González fue de 1524 a 1533. En estos años llenos de pregones, se dieron noticias, prohibiciones, castigos, fiestas religiosas y demás anuncios hechos por el cabildo de México. El declive de este oficio se dio cuando llegó la primera imprenta a la Nueva España, en 1539.

        Los pregoneros siguieron haciendo su trabajo. En España, y algunas de sus colonias, se siguió con esta tradición. En el país ibérico, fue un personaje muy conocido de los pueblos. Éste hacía sonar su trompeta para reunir a la población a escuchar el pregón que tenía.

        El avance tecnológico dado en los medios de comunicación hizo que este oficio despareciera. En estos tiempos es muy complicado, tal vez imposible, observar y escuchar a un pregonero. No cabe duda la relevancia de este personaje en la historia de México y, también, en el desarrollo del periodismo, pues es un antecedente directo de éste.

Views All Time
Views All Time
397
Views Today
Views Today
2