Con sartenes y cacerolas miles de venezolanos salieron hoy a las calles exigiendo una vía libre de recolección de firmas para el referendo revocatorio en contra del actual presidente Nicolás Maduro, ya que el Poder Electoral pospuso el anuncio sobre la fecha en que se podrán recaudar las firmas para llamar a las urnas por supuestas “amenazas”.

Venezuela padece una fuerte crisis económica afectada principalmente por la caída del ingreso petrolero y se ve reflejada, según estudios privados, con una escasez del 80% en medicinas y alimentos, y la inflación más alta del mundo que el Fondo Monetario Internacional estima en un 720% para 2016.

Henry Ramos Allup, presidente del Parlamento de mayoría opositora declaró que de las protestas convocadas en todo el país son con el objetivo de que el Consejo Nacional Electoral “no siga saboteando“ la cumbre del revocatorio.

El CNE -acusado de estar bajo control del gobierno- manifestó que las protestas ponen en peligro a sus funcionarios y dijo que retomará el tema el lunes próximo, sin embargo no especificó si ese día hará una declaración final.

“Mientras en el resto de Venezuela hay hambre, hay miseria, hay inseguridad”, el gobierno se “hace un gasto de 250 millones de dólares en esa cumbre en Margarita”, dijo el secretario ejecutivo de la alianza opositora, Jesús Torrealba.

 “Ahora dicen que van a ir con su olla a la calle, váyanse para la calle, pero les voy a decir algo: Nicolás no se va y seguirá siendo presidente con cacerola o sin cacerola”, advirtió el jueves Diosdado Cabello, el número dos del chavismo.

La situación Venezolana es contradictoria y preocupante, pero no hay que perder esperanzas ya que encuestas privadas indican que el presidente sería revocado sin duda alguna, ya que sólo cuenta con entre el 20% y 30% de simpatizantes.

Views All Time
Views All Time
103
Views Today
Views Today
1