Al comenzar su administración, el presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump, firmó una orden migratoria que prohibía la entrada a individuos de seis países musulmanes:  Irán, Iraq, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen. Además, prohibió la llegada de refugiados por 120 días y específicamente a refugiados sirios por tiempo indefinido. Tras fuertes críticas y alegatos, ésta fue bloqueada por varios jueces estadounidenses y no pudo ser llevada a cabo.

Ahora, el 6 de marzo del presente año Trump presentó y firmó una nueva orden. ¿De qué trata? En realidad es la misma orden con cambios en los siguientes detalles: la orden entrará en vigor el 16 de marzo; Iraq fue eliminado de la lista de países vetados; los actuales titulares de visas no serán afectados, es decir, aplicará únicamente para quienes soliciten una por primera vez; la llegada de refugiados sirios sigue prohibida aunque temporalmente; y, a los refugiados ya concedidos como tal se les dará asilo.

Según autoridades, el presidente de EEUU ha dejado abierta la posibilidad de volver a incluir a Iraq en la lista si los líderes del país no cumplen con el requisito de aumentar el intercambio de inteligencia.  El secretario de Seguridad Nacional, John F. Kelly; junto al secretario de Estado, Rex Tillerson y al Fiscal General, Jeff Sessions, mencionó que:

El viaje no regulado y no previsto no es privilegio universal, especialmente cuando la seguridad nacional está en juego.

Los desafíos enfrenta Trump al fimar esta nueva orden recaen principalmente en contradicciones constitucionales como violación a los derechos humanos y a una ley de inmigración que estipula la no discriminación por razones de raza, sexo, nacionalidad, lugar de residencia o lugar de origen; no obstante, la Suprema Corte de Justicia argumentó que se trata de leyes aplicables únicamente para ciudadanos reconocidos.

Incluso antes de llegar a la presidencia, Donald Trump ya señalaba a los musulmanes y a los latinos como presuntos culpables de la decadencia económica de los Estados Unidos,  prometiendo hacer todo lo que estuviera en sus manos para revertir el efecto (como si implicara algo negativo) de los migrantes en la primera economía del mundo.

Views All Time
Views All Time
79
Views Today
Views Today
1