El tema a tratar es la rebelión de los Sioux contra la construcción del oleoducto Dakota Access Pipeline en Estados Unidos que tendrá la finalidad de mover el petróleo de Bakken y Three Forks a un almacenamiento en el centro. Para las compañías petroleras es muy benéfico pero para los habitantes de la reserva de Standing Rock es todo lo contrario.

El 9 de septiembre de 2016 se comenzó la construcción, poco después las tribus que viven en la reserva se manifestaron en contra, lo que argumentaban era que la extracción del petróleo con Fracking es muy contaminante porque utiliza grandes cantidades de agua y se utilizaría la del rio Misuri que surte de agua a la reserva y a más de 17000 personas que habitan la zona, y así construir el oleoducto contaminaría y afectaría aún más la zona.

Durante la administración de Barack Obama se detuvo la construcción del tramo que involucraba a la zona, porque un juez dictaminó que el Cuerpo de Ingenieros del Ejército había cavado en propiedad privada (la reserva) en la cual no tenía jurisdicción para hacerlo, así en noviembre Obama detiene el proyecto definitivamente.

El 9 de febrero de 2017 autorizó retomar la construcción del oleoducto de 3800 millones de dólares, sin importarle que los habitantes volvieran a protestar, se justificó diciendo que es de suma importancia económica para el país, porque se planea mover 500 mil barriles de petróleo diariamente, pero lo que no está teniendo en cuenta son las consecuencias ambientales que traerán consigo estos beneficios.

Views All Time
Views All Time
15
Views Today
Views Today
1