Reino Unido & Unión Europea

 

Con la llegada del Bretix adyacente con la serie de eventos que se han presentado, contribuirán a definir la estratégia del Bretix a partir de la activación del artículo 50 del tratado de Lisboa (2009) que se cita:

“Prevé un mecanismo para la retirada voluntaria y unilateral de un país de la Unión Europea (UE).

Un país de la UE que desee retirarse deberá notificar su intención al Consejo Europeo, que proporcionará las directrices para la celebración del acuerdo que establezca las disposiciones necesarias para la retirada.

El Consejo celebra dicho acuerdo, por mayoría cualificada, en nombre de la UE, previa aprobación del Parlamento Europeo.

Los Tratados dejan de aplicarse al país que realiza la solicitud, desde la entrada en vigor del acuerdo o, a más tardar, dos años después de la notificación de la retirada. El Consejo puede decidir prorrogar dicho período.

Cualquier país que se haya retirado de la UE podrá solicitar unirse de nuevo y deberá someterse nuevamente al procedimiento de adhesión.”[1]

Con la ejecución del artículo 50, la UE contempla la salida voluntaria de un estado miembro de la misma en donde deben ser aprobados por cada uno de los 27 parlamentos de los países miembros.

A partir de ese momento, empieza a correr un plazo dos años para estructurar la salida y fijar el nuevo marco de las relaciones con la UE, que deberán votar los estados miembros. Además de las condiciones del divorcio ha creado un principio de fracturación de la unidad nacional por otro lado el Reino Unido debe acordar los términos de su nueva relación con la UE, una vez fuera.

Muchos especialistas apuntan al modelo noruego, miembro del Espacio Económico Europeo (EEE):

“El objetivo del Espacio Económico Europeo (EEE) es ampliar el mercado interior para abarcar los países de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC), países unos que no desean pertenecer a la Unión y otros que todavía no se han adherido. La legislación de la Unión relativa al mercado interior pasa a formar parte del ordenamiento jurídico de los países del EEE cuando estos aceptan su incorporación. La supervisión de su aplicación y cumplimiento corre a cargo de organismos específicos de la AELC y de un comité parlamentario mixto.”[2]

Eso significa pertenecer al mercado interior europeo pero sin derecho a voto ni participar en la toma de decisiones. Noruega contribuye al presupuesto de la UE y debe respetar la libre circulación de trabajadores, algo a lo que se oponen precisamente los partidarios de la salida.

Por ejemplo: si el Reino Unido (Teresa May), quiere abandonar el mercado único y la unión aduanera de manera que pueda establecer pactos comerciales con otros países fuera de ella y de la misma manera pensar en abandonar la jurisdicción del Tribunal Europeo de Justicia, que actualmente tiene poderío sobre la legislación británica, entre otras cosas, será en retomar el control de las fronteras, acabar con la libertad de movimiento y limitar la entrada de trabajadores europeos en el país.

[1] EU-LEX: en línea [http://eur-lex.europa.eu/summary/glossary/withdrawal_clause.html?locale=es]

[2] Parlamento Europeo: a su servicio: en línea [http://www.europarl.europa.eu/atyourservice/es/displayFtu.html?ftuId=FTU_6.5.3.html]

Views All Time
Views All Time
65
Views Today
Views Today
1