El 2 de octubre de 1968, fecha inolvidable para la población mexicana, fue el fin de un movimiento social que no sólo logró la conformación de una población estudiantil más unida, sino también consiguió que la música formara parte importante para este periodo y, así, sin querer queriendo, se conformó un grupo que acompañó el movimiento: Los nakos.

        Los nakos es un grupo que se dedica a interpretar canciones de protesta. Muchas de sus letras hablaron, y hablan, de la situación política y social de México, principalmente en el segundo semestre de 1968. Este tipo de canciones eran el himno entonado por este trío de estudiantes quienes contagiaron a toda una generación.

        La canción de protesta nace en la década de los 50’s en Estados Unidos, con representantes como Bob Dylan, Joan Baez, Pete Seeger, entre otros. En Latinoamérica tomó fuerza con Mercedes Sosa, Víctor Jara, Silvio Rodríguez, Alfredo Zitarrosa, etc., quienes dejaron su huella con este tipo de canciones.

        Los nakos surgieron a partir de las brigadas culturales que se realizaron durante el movimiento estudiantil de 1968. Ismael “Mailo” Colmenares era alumno de Sociología en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) durante ese periodo. Él, junto con su guitarra y sus amigos José Martínez, José Ramón Castillo y Armando Vélez, se subían a los camiones a interpretar parodias de canciones para interactuar y llegar, gracias a este discurso político cantado, a la sociedad.

        Su canción más popular en el periodo del 68, y que fungió como himno para el movimiento, fue Balada al granadero. Esta canción hace referencia al uniformado represor de los alumnos, donde se le crítica, tanto a la figura del granadero como al gobierno, por sus acciones ante las protestas realizadas en su contra. En dicha canción se puede oír: “Un granadero es un hombre analfabestia, que va golpeando a todo el estudiante sin esperanza de amor a un semejante. Papá, ¡qué malo es ser granadero!”.

        Actualmente el grupo ya no está conformado por los mismos integrantes que en 1968, pero Ismael Colmenares, ahora Jefe de Difusión Cultural de los Colegios de Ciencias y Humanidades, sigue en él junto con Mayra Cebreros, Jorge Silva y, para espectáculos teatrales, Rigoberto Martínez.

        Cuentan con 48 años de trayectoria y dos discos: Va por Chiapas (1998) y 68/98 (1998). Su historia artística continúa, y todavía realizan presentaciones, como la realizada el pasado 29 de septiembre en la sala de audiovisuales 3, en el Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) plantel Oriente.

Foto: Pentagrama 30 aniversario

 

Views All Time
Views All Time
331
Views Today
Views Today
1