La vida a través de sus ojos

Eliges el objetivo, tomas la cámara, miras detrás de la lente, encuadras, enfocas, disparas.  Una serie de pasos aparentemente sencillos que pueden convertirse en la estructura de un lenguaje, de una obra de arte.

Con tan sólo doce años, Francisco Gutiérrez Espinoza tuvo su primer acercamiento a una manera distinta de percibir el mundo, a una cajita capaz de encapsular momentos.  Con una cámara compacta como su instrumento, emprendió un camino que lo llevaría a una de sus grandes pasiones.

“La fotografía ha cambiado mucho mi perspectiva, me he vuelto una persona bastante sensible a mi entorno…”, tratar de interpretar los sentimientos de una persona y  plasmarlos en una imagen requiere de un grado alto de susceptibilidad, empatía, creatividad. Tener la toma perfecta para Francisco no es algo sencillo, afirma que es complicado deducirlo, sin embargo cada disparo significa una oportunidad para mostrarle al mundo su visión, la vida detrás de la lente.

Cada captura esconde una pequeña parte del fotógrafo y es por eso que al mirar una imagen no observamos  solamente una convergencia de colores, implica más que eso: creatividad, edición, cierto grado de dificultad, errores, mensajes, historias. Conlleva un enfoque, un reflejo, una pieza del autor.

Ser fotógrafo requiere de un gran esfuerzo, un compromiso constante, Gutiérrez lo sabe. Ser minucioso es parte de su labor, es mirar la esencia de lo que le rodea, es descubrir belleza en el objeto más insignificante, es encontrarse en cada disparo, es compartirse, es reflejarse. 

  

 

Views All Time
Views All Time
75
Views Today
Views Today
1