La gente suele menospreciar al cine, cree que sólo se trata de una buena historia con un buen trabajo de cámara, pero no es así. Hay un sinfín de gente que se encuentra atrás de las producciones cinematográficas y sólo basta con ver los créditos al final de una película para ver que esto es cierto.

El sonido es un claro ejemplo. Pues bien, es un tema que no se le da importancia, pues no se cree que se trate de un trabajo difícil.

Al igual que un guion, el sonido se trabaja desde la preproducción hasta la postproducción. Siendo un trabajo que se tiene que realizar en todo momento.

Algunas veces se empieza a pensar en el sonido desde la creación del guion, en donde el director sabe perfectamente que sonidos quiere incluir o bien puede dejar el trabajo a los diseñadores de audio.

Pero justo antes de entrar a la parte de edición se debe de realizar la creación de los sonidos que entraran en la película. Pues bien, si en una escena vez a alguien sirviendo agua, se necesitara del sonido para darle realismo, pero, en el cine se opta por que todos estos sonidos sean creados exclusivamente para la escena, estos son creados en laboratorios de audio o en entornos en los que se puede sacar el sonido puro. Para esto los sonidista optan por tener una carpeta con toda clase de sonidos que se pudieran ocupar.

Esto logra generar una gran mejora en el audio de las películas, pues, en lugar de agregar el sonido original de la grabación se opta por quitar todos los ruidos que no se necesitar y en su vez agregar todos los sonidos de forma separada para crear mayor realismo y comprender lo que el cineasta te quiere contemplar.

Si no crees que el sonido forma gran parte de una película te contare que los directores trabajan en algunas escenas junto al sonidista ya que una vez que se tienen las tomas el director quiere que la escena transmita ciertos sentimiento como tristeza y provoque un llanto o puede ser que el director quiera que la audiencia se excite, pero al no tener el audio correcto esto no podría pasar.  Para comprobar esto, tú mismo podrías ver una película con solo subtítulos y quitarle el audio, sin duda esta no será la misma experiencia que con sonido.

Como se puede ver el trabajo del sonidista no es sencillo y después de la grabación tarda en edición hasta tres meses.

A pesar de que hoy en día en México ya se utilizan estas medidas en la hora de producir una película, aun nos encontramos en un notable atraso en este ámbito,  “aun somos niños de brazos” comparándonos con los avances de audio en el mundo según lo dice Omar Juárez. Pero esto no implica para nada que se hace un mal trabajo de audio en México, pues productores de audio, como él, demuestran dar lo mejor de sí y siempre tratar de innovar y experimentar.

Views All Time
Views All Time
51
Views Today
Views Today
1