El pasado fin de semana rondaban en Internet imágenes de un nuevo Filme del director Nicolas Winding Refn que estaban causando polémica e inclusive la separación de opiniones entre de críticos y público en general. El nombre del dicho largometraje es The neon demon <<El demonio de neón en español>> protagonizado por Elle Fanning y que a simple vista no revela nada de la película por lo cual no pude evitar ahondar más en todo lo que hasta el momento se había publicado referente a la película; nada me dejó satisfecha y me dispuse a verla con mis propios ojos.

Realmente lo que vi no fue lo que creí que vería.

Pobremente yo tenía la idea de encontrar una maravillosa historia fusionada con tomas alucinantes que estarían acompañadas de una magna banda sonora; nunca antes tuve que reformular mi idea de película para lograr su apreciación y está sí que lo logró.

No es que todos los elementos de su composición sean malos o inconexos, muy por el contrario son algunos tan simultáneamente buenos que rompen súbitamente el esquema y cómo simples mortales no logramos adaptarnos y otros quedan totalmente outside cuando te has dispuesto al goce.

No es que sea una mala historia, un argumento simplón o un dialogo construido por un inexperto, lo es todo al mismo tiempo, pero aun así no logra des glorificar la mancuerna artística entre elementos visuales y sonoros. The neon Demon es un zombie cinematográfico sin duda alguna; existe entre mundos distintos simultáneamente: el del cine que impacta y el que aburre, el de culto y el olvidado, el comercial y el de arte, el repulsivo y fetichista, el pretencioso y el modesto, el de terror y fantasioso.

Así como el nombre adquiere distintos significados para cada persona, esta película para mí personalmente no significa nada, una más de las muchas del año.

Para mí, disfrutar de esta película requiere de un proceso de asimilación de que no es ni la mejor historia que se podría contar; inclusive asimilar que no hay tal historia que se espera. Podrías verla cinco veces para cada vez concentrarte en un elemento específico (soundtrack, fotografía, actuaciones, ambientación o argumento) y así calificar más amablemente esta producción. Igualmente podríamos destrozar o amar esta película sólo por el cartel y todo lo que se dice de ella en internet, pero entonces como público nos estaríamos negando a descubrir el enigma de esta metáfora mal construida.

 

Views All Time
Views All Time
147
Views Today
Views Today
1