Y va de nuevo…otro acto de tintes racistas; proveniente del presidente norteamericano Trump, ¿acaso indica una nueva era.?

Al parecer estamos a merced de un mundo que además de ser uni-multipolarista, se interesa cada vez menos en las cuestiones éticas, volviéndolo mera concepción de caridad como requisito de una buena política de fachada.

Además, si la economía nacional e internacional representa una variable importante para el estado norteamericano, la deportación de estos jóvenes implica una considerable suma de recursos monetarios, que si bien se analiza, se vuelve obsoleta e innecesaria.Hay más de 800.000 historias conmovedoras protagonizadas por compatriotas quiénes se externan aterrados, pues han crecido dentro del seno norteamericano lo que propicia profundos lazos sentimiento-nacionalistas al grado de causar importantes levantamientos sociales en apoyo a esa cantidad exorbitante de población hídrido-latinoamericana.

Hay una paradoja trascendental, juentre lo que sostiene en su discurso político empero la realidad y su construcción teórica de mercados.

Sus ambiciones comerciales giran en torno a la constante producción de capital, así como la construcción intelectual, favoreciendo la legitimidad y elevación del estado norteamericano como gran eje rector que además, funge como punto de partida para toda nueva empresa, enfoque, teoría o invención en cualquier parte del mundo.

Hay autores como el periodista Fareed Zakaria que habla de un enfoque totalmente contrapuesto al del representante de Estados Unidos, pues Zakaria afirma que el mundo está atravesando un periodo de independencia filosófica, social y económica, en el que una potencia que se considera irremplazable, poco a poco se está viendo desfasada del plano internacional.

 

Views All Time
Views All Time
60
Views Today
Views Today
1